Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

https://www.madrid.org/archivos_atom/index.php/informationobject/browse?names=207537&query=fernando+flores&topLod=0&sq0=fernando+flores&sort=relevance 

Los fotógrafos que vivimos en grandes ciudades sabemos la dificultad que encierra sintetizar en película imágenes nuevas, todos vemos los mismos millones de cosas que se suceden en nuestra retina a infinita velocidad y muy pocas nos impresionan de manera que las consideremos interesantes o diferentes.

El Metro de Madrid y supongo que los de otras ciudades, es una tramoya constantemente repetitiva que apenas llegamos a tener en cuenta fotográficamente hablando, sin caer en lo "ya hecho". Pasamos por él con prisa y cuando salimos ¿ qué hemos visto? Un personaje estrafalario, otro fuera de lugar y los más, como ni siquiera estuvieran allí; vemos anuncios enormes cuya misión es llamarnos la atención y que sin embargo apenas retenemos; sutilmente llegan a nuestro subconsciente ráfagas de luz, reflejos en cristales, sensaciones de claustrofobia e infinidad de situaciones que pasan raudas y no se quedan.

Pues bien, Fernando Flores no se ha detenido en un personaje, unos reflejos, una ráfaga lumínica o un anuncio pintarrajeado. Ha conseguido fotografiar un viaje, o mejor dicho todos los viajes de todos los que por el Metro de Madrid pasamos. Ha plasmado en papel bromuro la sensación que nos queda al salí de él. Esa es la diferencia que le distancia de lo "ya hecho".

Texto de Eduardo Dea

Real Sociedad Fotográfica de Madrid (1988) "Metro"

"...El lenguaje y la lectura de la obra de Fernando Flores, no solo la forma de vida de la gran urbe, sino también y amparado por el manto del atardecer y la noche, muestra las grandes diferencias. La ciudad y sus caóticas periferias, chabolas y nocturnos de avenidas perfectamente ordenadas, se entremezclan escaleras abajo por el gran túnel que es el metro y las gentes que lo viven. Y éstas pasan ante la cámara de Fernando dejando el halo de su propia prisa.

No dudo de que estoy leyendo una denuncia a una forma de vida, alocada forma de vida, de la que algún despistado viajero ha llegado a maldecir al sufrirla en sus propias carnes."

Texto de Feliciano López Pastor

Revista La fotografía